Las profecías de Asimov, a examen

Hace cincuenta años, el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov publicó un artículo en The New York Times en el que aventuraba cómo sería el mundo en 2014. Robots, aparatos inalámbricos y teléfonos inteligentes fueron profetizados por este bioquímico soviético nacionalizado estadounidense, que también habló de colonias en la Luna y coches flotantes. ¿Hasta qué punto acertó el autor de la trilogía Fundación?

Retrato de Asimov rodeado por los símbolos de su obra / Rowena Morrill

Isaac Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Petróvichi, un pequeño pueblo de la Rusia soviética. O puede que no, porque en realidad ignoraba la verdadera fecha de su cumpleaños y tampoco le importaba. Los Asimov, campesinos judíos, salvaron la vida al mudarse a Brooklyn (Nueva York), pues todos los judíos de su aldea natal fueron masacrados durante la invasión alemana. De esta forma el pequeño Isaac pudo convertirse en uno de los autores más prolíficos de la historia, con más de 500 obras publicadas.

“¿Cómo será la vida, digamos, en 2014, dentro de 50 años? ¿Cómo será la Feria Mundial de 2014? No lo sé, pero puedo suponerlo”. Asimov escribía estas palabras cuarenta años después de la mudanza providencial, durante la Feria Mundial de Nueva York de 1964. En un artículo en The New York Times jugó a adivinar cómo sería una hipotética feria cincuenta años más tarde, en 2014, y, aunque acertó al predecir algunas de las tecnologías que hoy se disfrutan, erró en muchas otras. De las 50 ‘profecías’ que incluye su artículo, al menos el 40% no están ni siquiera cerca de cumplirse.

Para Miquel Barceló, escritor, traductor, editor y especialista en ciencia ficción, este género no es una buena herramienta para pronosticar: “La ciencia ficción imagina muchos futuros, pero estos no siempre se convierten en realidad”. Además, el escritor asegura que “Asimov acertó y equivocó en muchas cosas, pero lo importante es el acto de imaginar nuevos futuros”. Juzguen ustedes mismos hasta qué punto se acercó al imaginarlo.

Los robots no serán ni muy comunes ni muy buenos en 2014, pero existirán.

Verdadero. El padre de las tres leyes de la robótica fue cauto al hablar de la existencia de robots en el siglo XXI, pues es cierto que existían desde antes de que Asimov escribiera su artículo. No obstante, para encontrar un androide como Andrew Martin, el protagonista de El hombre bicentenario que llega a ser legalmente considerado como un humano, aún habrá que esperar. “No descarto que tecnológicamente fuera posible, pero ¿para qué querríamos robots humanos?”, se pregunta Fernando Broncano, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad Carlos III (Madrid). El filósofo apuesta por robots con cualidades técnicas especiales: “Somos extremadamente ineficientes en cuestiones de control fino, justo para lo que necesitamos a los robots”, añade.

Miquel Barceló también es escéptico: “Construir robots con consciencia individual y del yo es complicado, ya que no sabemos exactamente cómo nace nuestra propia consciencia”. Sin embargo, recuerda que cada vez hay más robots en uso, como la calculadora, y que “aunque no se haya cumplido el sueño de Alan Turing, que pensaba que en el año 2000 existirían inteligencias artificiales, cada vez nos acercamos más”, explica.

Las comunicaciones serán vista-oído y serás capaz de ver y oír a la persona que llames. La pantalla se podrá usar no solo para ver a la otra persona sino también para estudiar documentos.

Verdadero. El escritor adelantó en treinta años la existencia de los teléfonos inteligentes, con los que, entre otras cosas, se pueden llevar a cabo videollamadas. Quizá el comunicador de Star Trek, que hizo su primera aparición en 1964, inspirara a Asimov a la hora de vaticinar la existencia de teléfonos tan pequeños y avanzados. De hecho Martin Cooper, considerado como el padre de la telefonía móvil actual, confesó haberse inspirado en estos dispositivos de ciencia ficción. Asimov habría quedado muy gratamente sorprendido de poder ver un iPhone o incluso una Blackberry, pues en 1964 la telefonía móvil se limitaba a sistemas de radio VHF/UHF vinculados a las redes de telefonía fija, y los terminales eran tan pesados que su uso estaba limitado a vehículos.

Las ventanas estarán polarizadas para bloquear la luz. El grado de opacidad del cristal podrá alterarse automáticamente según la intensidad.

Verdadero. Podemos viajar en un coche con lunas polarizadas que protegen de la radiación solar y llevar gafas de sol que eliminan reflejos y destellos, pero Asimov se refería a ventanas que se adaptan por sí solas a la luz que detectan. “Estas ventanas ya son realidad”, explica Ricardo Vergaz, miembro del Grupo de Displays y Aplicaciones Fotónicas de la Universidad Carlos III. Se utilizan de forma experimental en algunos edificios y aviones, y los espejos retrovisores que se oscurecen con la luz funcionan de la misma manera.

No obstante Vergaz opina que Asimov erró al hablar de vidrios. “El plástico es el futuro de miles de aplicaciones porque es flexible”, asegura el ingeniero, que apuesta por ventanas todo en uno, donde el material actúe como sensor y cambie según la luz que reciba. Quizá en el futuro puedan fusionarse con las propiedades de la perovskita, un mineral que se ha probado en ventanas para, además de frenar la luz, generar electricidad en el proceso.

General Electric enseñará películas en 3D en la Feria Mundial de 2014. 

Falso. Asimov se refería a cubos transparentes en cuyo interior se verían imágenes en relieve. Aunque es cierto que el verdadero boom del cine tridimensional no ha tenido lugar hasta el presente siglo, las pantallas con efectos ópticos ya existían desde 1922 y Asimov las conocía.

Habrá granjas de microorganismos. Levaduras y algas estarán disponibles en muchos sabores.

Falso. Aunque existen algunos alimentos de origen microbiológico, el profesor de biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia José Miguel Mulet sostiene que “en el futuro se mejorarán las fermentaciones y se crearán nuevos alimentos, pero no creo que sean el alimento principal”, y recuerda que las algas se utilizan más para medicamentos y biocombustibles que como alimento. “La agricultura del futuro utilizará transgénicos, nanotecnología y cultivos celulares”, afirma Mulet.

Una planta experimental de fusión nuclear ya existirá en 2014.

Falso. La investigación de la fusión nuclear con fines civiles se inició en la década de los 50, por lo que es comprensible el optimismo de mediados de los 60. Hoy en día el ITER que se construye en Francia promete resultados para 2020. Quizá en seis años se pueda decir que Asimov, con un poco de retraso, acertó. O quizá se cumpla aquel viejo chiste que dice que “la fusión es la energía del futuro y siempre lo será”.

La enfermedad del aburrimiento se extenderá cada año, con consecuencias mentales, emocionales y sociológicas. La psiquiatría será la especialidad médica más importante en 2014.

A medias. Podría pensarse que el aburrimiento es típico en sociedades desarrolladas con una clase media consolidada, pero Carles Soriano, psiquiatra e investigador en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge defiende que “con la crisis el desarrollo ha retrocedido a niveles de hace muchos años y la mayoría de gente no tiene tiempo para estar aburrida”. Los trastornos mentales y neurológicos afectan en el mundo a unos 700 millones de personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la psiquiatría ha cambiado mucho desde 1964, cuando la Operación MK Ultra, dirigida por la CIA, intentó desarrollar técnicas de control mental.

Los aparatos de 2014 no tendrán cables, pues funcionarán con baterías de larga duración con radioisótopos.

A medias. Los dispositivos inalámbricos hoy se utilizan de manera amplia. Respecto a las baterías nucleares, aunque ya existen y prometen cargar el móvil para veinte años –la radiación será tan baja que no atravesará la carcasa del móvil– no están extendidas, para desgracia de los usuarios que ven como su smartphone se queda sin batería a mitad de la jornada. Los curiosos pueden hacerse con una de estas baterías del futuro por el precio de 2.000 dólares.

Se diseñarán vehículos con cerebros robóticos, que podrán programarse para viajar sin la interferencia de los lentos reflejos del conductor.

Verdadero. Ya existen vehículos automáticos como Platero, el coche del CSIC capaz de recorrer 100 kilómetros sin conductor; incluso hay autobuses para el transporte público, pero de momento no dejan de ser prototipos. Son capaces de detectar su posición con un error de tan solo 50 centímetros, además de tener un sistema de visualización artificial para reconocer la calzada y los obstáculos. Ambas características, sumadas al sistema de conducción automática, prometen que en el futuro no haya que preocuparse por no coger el coche si se ha bebido.

La tendencia será que los vehículos se eleven un par de pies sobre el suelo.

Falso. Para desgracia de los fans de Regreso al futuro, los científicos no han podido inventar un monopatín volador como el de la película. Está en desarrollo y funcionaría con un sistema de propulsión de aire similar al descrito por Asimov. Sí existen, por el contrario, trenes magnéticos de alta velocidad (maglev), como el alemán Transrapid en Shanghai (China) y el Linimo en la prefectura japonesa de Aichi. Mediante un gran número de imanes se consigue que el tren levite, sin estar en contacto con nada. El aire es la única resistencia, por lo que pueden superar los 500 km/h.

La superpoblación forzará la colonización de desiertos y polos. Las casas submarinas tendrán sus atractivos. Los gobiernos impondrán controles de natalidad.

A medias. La población mundial ha crecido exponencialmente en los últimos 50 años. Asimov predijo que en 2014 sería de 6.500.000.000 personas –se quedó corto, pues se alcanzaron las 7.000.000.000 en 2011–. No obstante, la Tierra empezará a perder habitantes en 2100, asegura un informe de la ONU; y según modelos matemáticos la población mundial dejará de crecer en 2050. Los controles de la natalidad están limitados a China, pero ya empiezan a desaparecer incluso allí. Respecto a las casas submarinas, existen hoteles de lujo bajo el mar, aunque no están destinados a cubrir las necesidades de alojamiento de la humanidad.

Solo naves sin tripulación habrán llegado a Marte.

Verdadero. Efectivamente, a Marte solo han llegado rovers como Curiosity. Las agencias espaciales de Europa, Rusia y Estados Unidos trabajan enviar misiones tripuladas al planeta rojo, pero la Nasa ha advertido que le faltan al menos 25 años para lograrlo. Uno de los principales problemas a los que se enfrentarían los exploradores es la alta dosis de radiación que absorberían en el trayecto. Asimov también acertó al adivinar las intenciones humanas de establecer una colonia en Marte. Mars One es un proyecto holandés privado para cumplir este objetivo en 2024, cuando enviaría a los dos primeros astronautas. Sería, eso sí, un viaje sin billete de vuelta.

Podrás visitar a alguien en las colonias lunares, con vehículos adaptados al terreno. 

Falso. Desde antes de que el hombre pisara la Luna en 1969 ya se soñaba con colonias lunares, pero de momento el sueño se mantiene, como muchos otros de los del divulgador.

“Asimov era optimista, confiaba en el futuro de la humanidad y si todavía viviera se sorprendería por la capacidad de errar del ser humano”, asegura Barceló. Ahora, en este 2014 que comienza, quizá alguien coja el testigo y se atreva a imaginar cómo será el mundo en 2064. Al principio de su artículo, Asimov aseguraba: “Lo que está por venir es maravilloso”. Ojalá tuviera razón.

Artículo publicado en Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), su autor es Sergio Ferrer.

Advertisements

Heródoto – La condición Humana

Solón fue un político, poeta, comerciante y legislador ateniense muy conocido en su época, se le considera uno de los precursores de la democracia en Atenas. Nos cuenta Heródoto en su Historia que cierto día Creso, rey de Lidia, fue a preguntarle sobre la condición humana, y esto fue lo que le contesto:

Creso, me preguntas sobre la condición humana y yo sé bien que la divinidad, en todo y por todo, es envidiosa y malévola. A lo largo de toda una vida, un hombre llega a ver muchas cosas que no quisiera haber visto y tiene ocasión de padecer también muchas cosas. Ciertamente creo que el limite de la vida humana hay que fijarlo en setenta años; lo cual significa que tiene veinticinco mil doscientos días, sin contar los meses intercalares; sin embargo, si cada dos años uno debe tener un mes más para que se correspondan con la sucesión normal de las estaciones, los meses intercalares de esos setenta años son treinta y cinco y suman mil cincuenta días. Así, del total de días de los setenta años – que son veintiséis mil doscientos cincuenta -, no hay un solo día que conlleve situaciones iguales a las de otro cualquiera.

Por consiguiente Creso, el hombre es totalmente contingente. Veo claramente que tú eres muy rico y que reinas sobre muchos súbditos, pero me es imposibles responder a tu pregunta hasta saber que has puesto fin a una existencia dichosa. Porque no por ser una persona muy rica es, en absoluto, mas feliz que otra que viva al día, a no ser que la suerte favorable le otorgue llevar, en completa felicidad, su vida a buen fin. Puesto que muchos hombres inmensamente ricos son desgraciados, mientras que otros, mas pobres, tienen la suerte favorable. Por otro lado, una persona muy rica pero desgraciada, solo aventaja en dos aspectos a otra a quien sonríe la suerte; en cambio, ésta otra aventaja en muchas al rico pero desgraciado; el rico posee más recursos para dar satisfacción a sus deseos y para soportar la adversidad de una gran desgracia, pero el que vive con la suerte de cara tiene todas estas ventajas: es evidente que no puede satisfacer sus deseos ni soportar una desgracia en las mismas condiciones, pero, como la suerte le favorece, tiene estos males alejados y carece de defectos físicos, no esta agobiado por las enfermedades, no sufre miseria, su familia es también afortunada y tiene un saludable aspecto; y, si por ende, consigue llevar a buen fin su vida, ése es el personaje por quien me preguntas, un individuo que ha de ser calificado de dichoso; sin embargo, no puede llamársele feliz hasta que no muera, mientras tanto es solo afortunado.

Un hombre que reúna todos estos atributos, con todo, no se da, como tampoco es posible encontrar un país que se mantenga con sus propios recursos, lo normal es que cuente con algunos de ellos y carezca de otros; por ello, el país que mas cosas posee suele ser el mejor. De un modo parecido, ningún ser humano esta en posesión de todos los bienes, tiene algunos y le faltan otros; aquel que, ininterrumpidamente, cuenta con un mayor numero de bienes y consigue mantenerlos hasta el final de su vida, ése es, señor, quien, según mi parecer, debe ser llamado feliz con toda justicia. Pero es necesario, siempre, considerar la situación a partir del resultado final, pues suele suceder que la divinidad permite a muchos tocar la felicidad pero luego los aparta completamente de ella.

Heródoto. Historias.

Religión: Visión griega y cristiana

Los cristianos y los judíos creen en un solo dios, que creo el mundo y es externo a él. Se convierte en parte de él en los corazones de los hombres. Este dios, cuya característica es el amor, trabaja para el bien del mundo. No pide solamente adoración por parte de sus partidarios, sino también amor. El culto se desarrolla en una iglesia o sinagoga y está normalmente dirigido por un eclesiástico. La fe se expresa por medio de la observancia de un credo, establecido de acuerdo con la palabra revelada de dios, la Biblia. La función del eclesiástico, que hace de su ministerio una función vitalicia y pagada, es la de ser mediador entre el dios y sus partidarios y la de interpretarles la Biblia, con el fin de descubrir la voluntad de dios. Un hecho sobresaliente en la voluntad del dios es que sus adheridos obedecen un estricto código moral de comportamiento personal. La fe y la obediencia en esta vida están generalmente relacionadas con la vida en el mas allá. El Cristianismo y el Judaísmo tenían, y en cierta forma todavía tienen, una función política y social además de religiosa.

Para los griegos había muchos dioses (el panteón), de los cuales Zeus, como líder de los dioses del Olimpo, estaba a la cabeza, y no fueron ellos los creadores del mundo. La noche (Nýx), el Caos (Kháos), la Tierra (Gaîa) y otras deidades existían con anterioridad, y aun existieron después de que Zeus hubiera forzado su camino hacia el poder. Los dioses griegos son parte y parcela del universo, en cierto sentido su producto. Un dios esta a menudo dotado de una esfera de interés (varios tienen mas de una) y luchan entre ellos y con los humanos para asegurar el predominio de sus intereses. Todos los dioses son demasiado humanos en sus personalidades y características.

Los dioses exigen culto en el sentido de reconocimiento humano, pero no aman a los humanos ni imponen códigos de fe o moralidad. Exigen ser reconocidos por el poder que ostentan y ser respetados por ello. En este caso serán recíprocos y ayudaran a sus favoritos. La base de la relación entre el hombre y los dioses reside en el ajuste de cuentas, como entre hombre y hombre. Al no haber una palabra revelada, el cometido de los sacerdotes, elegidos para realizar la función por un año, era la de asegurar que los rituales que reconocían el poder de los dioses se llevaran a cabo correctamente. Puesto que había dioses y diosas, había sacerdotes y sacerdotisas.

 

El Mundo de Atenas. Joint Association of Classical Teachers.

Más sobre el tema en Pasa la vida:

Moralidad: visión griega

Los griegos no concebían un dios que colocase un valor absoluto sobre cada individuo. Ni pensaban que cada uno tuviese un derecho inalienable a la vida, libertad y felicidad, dejando de lado la propiedad. “Los derechos” (que hoy en día reclamamos en gran abundancia, pues se considera al estado protector de las libertades individuales) estaban limitados por las leyes que rigiesen en el momento. En general, las necesidades individuales estaban totalmente subordinadas a las del estado. Después de todo, en una democracia radical, las personas constituían el estado; no era como si los individuos estuviesen tiranizados por alguna fuerza externa.

Una de las consecuencias de esto era que los griegos tendían a ser poco complicados en su visión de las responsabilidad humana. Lo que contaba no era tanto las intenciones (aunque naturalmente se podía discutir sobre ellas como algo interesante) sino los resultados. Si uno hubiese expuesto ante un tribunal griego que un individuo debía ser perdonado por matar a sus padres en base a que había tenido una educación perturbadora, un griego lo podía considerar no como una excusa para absolver al acusado, sino como un agravante para condenarlo. Los griegos no tenían la tendencia a confundir las razones con las excusas.

Esto parece una moralidad severa. Pero es comprensible en una civilización en la que lo contrario de la libertad no era la cárcel, sino la esclavitud, y en la que la existencia era precaria en el mejor de los casos. Los estados modernos en guerra se vuelven mas totalitarios que en la paz. Por todo ello, la lectura mas superficial de Homero o de la tragedia muestra que los griegos también otorgaban un gran valor a la gracia y a la piedad. Si destacamos aquí la parte mas dura de los valores griegos, es para que nos fijemos en ella. Los valores cristianos se hallaban a seiscientos años, y la comprensión freudiana de la motivación humana a unos dos mil cuatrocientos.

El Mundo de Atenas. Joint Associaton of Classical Teachers.

Zhou Youguang – Citas

 comillas_12

Sin que la estructura de una frase se rija por el modelo de sujeto y predicado, el chino no desarrolló la idea del principio de identidad en lógica o el concepto de sustancia en filosofía. Y sin estos conceptos no puede haber idea de causalidad o de ciencia. En lugar de ello, el chino desarrolló una lógica de correlaciones, el pensamiento por analogía y relaciones, que aunque inapropiado para la ciencia, resulta de gran utilidad en la teoría política y social. Ésta es la razón por la que el grueso de la filosofía china es filosofía de la vida.

Zhou Youguang (1906), lingüista chino.

Europa lleva más de 6.000 años cocinando con especias

Los condimentos llevan presentes en la cultura culinaria del viejo continente desde hace unos 6.000 años, cuando aún se practicaba el modo de vida de los cazadores recolectores, en la transición a la agricultura. El análisis de microfósiles encontrados en cerámicas de Dinamarca y Alemania ha revelado que la aliaria o hierba de ajo era el acompañamiento de carne, pescado y verduras en el norte de Europa. 

Mercado de especias en Estambul / MrHicks46

Los humanos aderezan la comida con condimentos desde hace milenios. Es lo que afirma el análisis de microrrestos fosilizados en ollas de cerámica recogidas en Alemania y Dinamarca con una antigüedad de entre 6.100 y 5.750 años.

En el trabajo, liderado por Hayley Saul, de la Universidad de York (Reino Unido), participan investigadores de varias universidades y centros europeos, entre ellos Marco Madella, de la Institució Milà i Fontanals (CSIC).

Entre los residuos encontrados dentro de fragmentos de cerámica había microfósiles vegetales de plantas silíceas, llamados fitolitos. Los restos son especiales porque se asemejan a las semillas actuales de una planta llamada aliaria, utilizada en la antigüedad para preparar salsas por su fuerte olor a ajo. Para reconocer el tipo de semillas, los investigadores las compararon con muestras más de 120 especies de Europa y Asia.

Con olor a ajo

Dos datos importantes son que las semillas de aliaria tienen escaso valor nutricional, y que en los fragmentos de cerámica también se encontraron residuos de grasas de animales terrestres y marinos, así como vegetales con almidón. Todo esto hace pensar que se usaba esta especia para darle más sabor a la comida.

Por la época a la que pertenecen las cerámicas, en esas zonas aún se practicaba el estilo de vida del cazador-recolector, o, como mucho, se estaba empezando a domesticar animales. “Hasta ahora se ha aceptado que el contenido calorífico de los alimentos era de prima importancia para los cazadores-recolectores –indica Saul–. Ahora, los fitolitos de aliaria abren una nueva línea para la investigación de las culturas culinarias prehistóricas”.

Lo que no está claro es si la idea de usar las semillas como especia fue influencia neolítica del Oriente Próximo o si estas prácticas culinarias avanzadas ya se habían desarrollado de manera local antes de la llegada de elementos neolíticos al norte de Europa.

Orígenes aparte, Saul señala que “el análisis microfósil ha abierto una nueva línea en el estudio de las prácticas culinarias prehistóricas en el norte de Europa. Ahora sabemos que el hábito de alterar e incrementar el sabor de los alimentos ricos en calorías era parte de la cultura culinaria del séptimo milenio a. C.”.

Referencias bibliográficas:

Saul H, Madella M, Fischer A, Glykou A, Hartz S, Craig O. “Phytoliths in Pottery Reveal the Use of Spice in European Prehistoric Cuisine“. Plos One. DOI: 10.1371/journal.pone.0070583. 21 de Agosto de 2013

Artículo publicado en Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

68 aniversario del bombardeo atómico de Hiroshima

Tal día como hoy hace 68 años, alrededor de las ocho de la mañana hora local, el ingenio nuclear llamado Little boy explosionó a 600 metros de altura de la ciudad de Hiroshima – con una población de 250.000 habitantes – con una potencia de 13 kilotones de TNT (13.000 toneladas) elevando la temperatura de la bola de fuego que se creó a un millón de grados centígrados. La descripción que hace del evento Bob Caron, el artillero de cola del Enola Gay, es espeluznante, la visión del infierno desatado por el hombre en la Tierra:

«Una columna de humo asciende rápidamente. Su centro muestra un terrible color rojo. Todo es pura turbulencia. Es una masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo. Todo es pura turbulencia. Los incendios se extienden por todas partes como llamas que surgiesen de un enorme lecho de brasas. Comienzo a contar los incendios. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… catorce, quince… es imposible. Son demasiados para poder contarlos. Aquí llega la forma de hongo de la que nos habló el capitán Parsons. Viene hacia aquí. Es como una masa de melaza burbujeante. El hongo se extiende. Puede que tenga mil quinientos o quizá tres mil metros de anchura y unos ochocientos de altura. Crece más y más. Está casi a nuestro nivel y sigue ascendiendo. Es muy negro, pero muestra cierto tinte violáceo muy extraño. La base del hongo se parece a una densa niebla atravesada con un lanzallamas. La ciudad debe estar abajo de todo eso. Las llamas y el humo se están hinchando y se arremolinan alrededor de las estribaciones. Las colinas están desapareciendo bajo el humo. Todo cuanto veo ahora de la ciudad es el muelle principal y lo que parece ser un campo de aviación».

Unas 70.000 personas murieron instantáneamente. Esas fueron las afortunadas. Alrededor de 70.000 resultaron heridas y el número total de bajas hacia 1950 se estimaba en 200.000. Si os queréis informar sobre el bombardeo os remito a la excelente entrada que tiene la Wikipedia de más arriba. Os muestro unas imágenes del acontecimiento devastador. Clic para ampliar.

h01_59651
Un soldado japonés camina por una devastada ciudad un mes despues del bombardeo. (U.S. Department of Navy)
h06_58258
Little Boy, la bomba atómica lanzada desde el B-29 Enola Gay. Con tres metros de largo, un peso de 4000 kg y una carga de uranio de 64 kg (del cual solo se fisionó el 1,38 %). (U.S. National Archives)
h07_23
Instantes despues de la explosión. Ya se aprecian varios incendios en la ciudad y su total devastación. (U.S. National Archives)
h08b_78981
Nube caracteristica en forma de hongo causada por las tremendas temperaturas generadas y a la convección posterior. (U.S. National Archives)
h09_2006113
Vista de la destrucción de la ciudad en el otoño siguiente. (Hiroshima: The United States Strategic Bombing Survey Archive, International Center of Photography, Purchase, with funds provided by the ICP Acquisitions Committee, 2006)
h11_12
Vista del la zona del impacto, concretamente el llamado hipocentro (el punto directamente debajo de la detonación) es la intersección en forma de “Y” en la parte central izquierda de la imagen. (U.S. National Archives)
h13_36
El horror de la devastación en color, fotografía de marzo de 1946. (U.S. National Archives)
h19_35
Aspecto de como quedaron los vehículos del cuerpo de bomberos de la ciudad, a unos 1.200 metros de la zona de impacto. (U.S. National Archives)