Phil Plait – Citas

 comillas_12

 

La única cosa que cura la homeopatía es la sed.

Phil Plait. Bad Astronomy.

Advertisements

Los médicos dicen ‘no’ a las terapias no convencionales

La asamblea general de la Organización Médica Colegial ha aprobado una declaración sobre las terapias no convencionales ante la reciente publicación del borrador del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para regular los medicamentos homeopáticos. 

Producto homeopático. /Efe

A principios de diciembre la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó el borrador de la orden por la que se determinan los criterios mínimos y el procedimiento de uso de los medicamentos homeopáticos.

La medida pretende regular estos medicamentos y garantizar al consumidor su derecho de acceso a este mercado en óptimas condiciones de seguridad y calidad. Sin embargo, desde entonces la polémica no ha hecho más que avivarse entre el sector farmacéutico, el médico y la sociedad en general.

Como consecuencia, la asamblea general de la Organización Médica Colegial (OMC), celebrada el sábado en Granada, ha aprobado una declaración sobre las terapias no convencionales ante la publicación de dicho borrador.

En la comunicación, hecha pública ayer, se expone que “el ejercicio de la Medicina es un servicio basado en el conocimiento científico aplicado, en la destreza técnica y en actitudes y comportamientos éticos, cuyo mantenimiento y actualización son un deber individual del médico y un compromiso de todas las organizaciones y autoridades que intervienen en la regulación de la profesión”.

Tomando como base el Código de Deontología Médica (CDM), los expertos han afirmado que “todos los médicos están obligados a emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente”.

Así, “no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida (art. 26.2 CDM)”.

Las creencias no son profesionales

Los profesionales médicos establecen que no forman parte del acto médico aquellas acciones u omisiones que un ciudadano con la condición de licenciado o especialista pueda realizar de acuerdo a sus convicciones, creencias, tendencias, ideología o cualquier otra circunstancia.

De la misma forma, “cada una de las terapias no convencionales deberá demostrar científicamente su eficacia, efectividad, eficiencia, calidad y seguridad para que puedan ser avaladas por la comunidad médica”.

Es más, no se puede supeditar el otorgamiento de una autorización administrativa, para el ejercicio de las diversas terapias no convencionales, a la posesión de una titulación académica especifica.

Además, tal y como apunta el artículo 16.1- 16.2 CDM, “en tanto las denominadas terapias no convencionales no hayan conseguido dotarse de una base científica suficiente, los médicos que las aplican están obligados a informar a los pacientes de forma clara e inteligible tanto del posible beneficio/riesgo que las mismas conllevan como de las alternativas fundamentadas científicamente y de la eventualidad de un mal resultado”.

Por todo ello, la declaración concluye que “la responsabilidad de las Administraciones debe estar fundamentada en la necesaria regulación de estas terapias no convencionales, así como en las repercusiones sobre el uso de estas prácticas, los riesgos derivados de su mala utilización, la regulación de los centros donde debe aplicarse e identificar a quienes lo hacen, como lo hacen y la veracidad de la publicidad al respecto”.

Artículo publicado en Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Plinio – Sobre la magia

 Los disparates de la magia los rebatí en los libros anteriores mas de una vez, siempre y cuando lo requería el asunto, y los voy a poner al descubierto también ahora. No obstante, hay pocos temas mas dignos de ser tratados, precisamente por eso, porque la mas fraudulenta de las disciplinas ha tenido muchísima influencia en todo el mundo desde hace muchísimo tiempo. A nadie la extrañara su extraordinario poder, pues abarca y concentra ella sola las otras tres disciplinas con mas ascendiente sobre la mente humana.

Su procedencia inicial de la medicina, nadie la va a poner en duda, y tampoco que, con el pretexto de la utilidad para la salud, se fue abriendo paso subrepticiamente, como si se tratara de una medicina de mas alto rango y mas respetable. Y así, con promesas halagadoras y seductoras al máximo, se sumo los poderes de la religión, respecto a los que, todavía ahora, el genero humano esta en la mas absoluta oscuridad; y, para tenerlo también sojuzgado, se anexiono la astrología, pues no hay nadie que no este ávido por conocer su futuro y que no crea que se infiere, con total fiabilidad, de las señales del cielo. Así, después de haberse apoderado del espíritu humano gracias a esa triple atadura, creció hasta tal extremo que, todavía hoy, tiene mucha influencia sobre una gran parte de los pueblos y en Oriente manda sobre los reyes de los reyes.

Cayo Plinio Secundo. Historia natural.

Hipócrates – Citas

 Respecto al mal llamado sagrado ocurre lo siguiente: creo que no es, en absoluto, ni más divino ni más sagrado que las demás enfermedades, sino que tiene una causa natural, sin embargo, la gente le ha atribuido un origen sobrenatural, ya por ignorancia, ya por sus síntomas extraordinarios, puesto que no se parece en nada a las demás enfermedades. Estoy convencido de que los primeros que definieron como sagrado este mal eran hombres similares a los hechiceros, purificadores, charlatanes y embaucadores – que aun hoy existen – , gente, en definitiva, que se jacta de ser muy piadosa y sabia. Pues bien, dichos individuos, son los que califican esta enfermedad de sagrada, amparándose bajo la mención de la divinidad y utilizándola como pretexto de su incapacidad para encontrar un remedio que, al administrarse, pueda curar, evitando así poner de relieve su absoluta ignorancia. Esta enfermedad llamada sagrada se produce a partir de las mismas causas que las demás, a saber, de los elementos que entran o salen del organismo, como el frío, el sol, los vientos que cambian y que nunca son estables. Todo esto es ‘divino’ de manera que no es necesario al enjuiciar la enfermedad considerarla más divina que las demás, sino que hay que considerar a todas divinas y a todas humanas. Cada una tiene una naturaleza y características especificas y ninguna es incurable ni irremediable.

Hipócrates (460- 370 a. C.) escribe sobre el 400 a.C. un tratado de medicina y habla en un pasaje sobre la epilepsia que ellos llaman “la enfermedad sagrada”. Inmejorable repasata del griego a los cuentistas y demás fauna, que a día de hoy aun campan por sus respetos invocando teorías peregrinas e incluso peligrosas con nulos resultados.

Escépticos: ¿Homeopatia?

Nuevo programa emitido en el lunes pasado en streaming en la web de ETB de la serie Escépticos en este caso dedicado a la homeopatía. Vale mucho la pena ver este programa más que nada para aclarar conceptos de como funciona esta “técnica medica”. No hay que ser un genio para darse cuenta de que diluir un principio activo “natural” miles de veces hasta que no queda rastro de él en el producto que al final se pone a la venta no puede tener absolutamente ningún efecto. Es de sentido común.

El efecto que produce esta generado por el cerebro del que lo toma, un simple efecto placebo. No habría nada que objetar a esta técnica – en el caso que se tomara en casos leves y con la supervisión médica  adecuada – sino fuera por el negocio que se ha creado a su alrededor (los “medicamentos” homeopáticos no son precisamente baratos) y una industria que, inexplicablemente, no tiene que pasar por ningún estudio previo – un estudio riguroso y científico, se entiende – para que sus productos se vendan en farmacias. Algo que, particularmente, es lo que más me ha sorprendido del programa.

La serie Escépticos ha sido creada escrita y dirigida por José A. Pérez del blog Mi mesa cojea y presentado por Luis Alfonso Gámez de Magonia.

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1

Más sobre el tema en Pasa la vida: