Paisajes de Marte

El orbitador de la Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) lleva desde el 25 de diciembre de 2003 orbitando el planeta Marte y enviándonos con sus numerosos instrumentos a bordo miles de imágenes de la superficie del planeta rojo. Este mes en concreto ha enviado cientos de imágenes realizadas con su Cámara Estéreo de Alta Resolución coincidiendo con su órbita 13.000 al planeta.

La primera es una vista de varios cañones: Coprates Chasma, abajo de la imagen, un parte del famoso Valles Marineris, cubierto de niebla matinal, Juventae Chasma en la mitad de la foto, para hacernos una idea del tamaño tiene 100 km de ancho, y en la parte de arriba Maja Valles. Todo salpicado por supuesto de numerosos cráteres de impacto.

La segunda en una bellísima imagen del polo sur del planeta con su hielo de dióxido de carbono en una curiosa forma espiral y más abajo unas nubes de hielo de agua cubriendo las planicies de Vastitas Borealis. La capa de hielo del polo se extiende unos 1000 km. Clic para ampliar.

20150222_mars_valles_2015
Crédito: ESA / DLR / FU Berlin / Bill Dunford
20150222_mars_northpole_2015
Crédito: ESA / DLR / FU Berlin / Bill Dunford

Vía Planetary Society

Advertisements

Nuevas imágenes del Cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

El pasado sábado 14 de febrero la sonda Rossetta pasó solo a 6 km del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y ha mandado estas estupendas imágenes, nunca habíamos visto con este lujo de detalles un cometa desde tan cerca. Una ocasión inmejorable y unas fotografías que seguro mantendrán ocupados a los especialistas durante bastante tiempo. Más información en la página de la ESA dedicada a la sonda Rossetta. Clic para ampliar.

https://www.flickr.com/photos/46999807@N03/16550331972/player/

https://www.flickr.com/photos/46999807@N03/15931248053/player/

https://www.flickr.com/photos/46999807@N03/16363971520/player/

https://www.flickr.com/photos/46999807@N03/16365520697/player/

Vuelo sobre Marte

Espectacular vídeo presentado por la Agencia Especial Europea realizado con imágenes enviadas desde la Mars Express la cual ya ha efectuado 12.500 órbitas alrededor del planeta Marte. El vídeo tiene una calidad sin precedentes y es un montaje del Centro Aeroespacial Alemán DLR.

Vía Microsiervos

El polo sur de Marte visto por la Mars Express

Estupenda imagen – que parece un cuadro abstracto – del polo sur de Marte tomada por el orbitador Mars Express en una combinación de luz infrarroja verde y azul. Espectacular.

20130810_mars_polar_mex_jul13
Crédito: ESA / G. Neukum (Freie Universitaet, Berlin) / Bill Dunford

Vía The Planetary Society

Gaia ya está lista para desvelar los secretos de las estrellas más frías de la galaxia

La misión Gaia, que la Agencia Espacial Europea pondrá en órbita este otoño, será capaz de averiguar características físicas de decenas de miles de las estrellas ultrafrías de la Vía Láctea. Investigadores de la UNED han validado el método que se usará en la misión para este fin, según publican en la revista Astronomy & Astrophysics.

Ilustración de los retos científicos de Gaia. / ESA.

Resulta muy difícil distinguir a las estrellas más frías de las enanas marrones, estrellas fallidas porque en su interior no se ha alcanzado la temperatura necesaria para que se produzcan las reacciones nucleares típicas de las estrellas ‘puras’.

Ambos objetos –las muy frías y las enanas marrones– pueden coexistir en el rango de temperaturas por debajo de 2.500 kelvin y se han agrupado bajo el nombre de enanas ultrafrías en el contexto de la misión Gaia, que la Agencia Espacial Europea (ESA) pondrá en órbita en torno al próximo mes de noviembre.

“Ahora, hemos calculado cuántas enanas ultrafrías va a detectar Gaia y serán decenas de miles pero, lo más importante, es que hemos validado el método con el que vamos a estimar sus parámetros físicos como la temperatura y la gravedad”, explica Luis Sarro, investigador del departamento de Inteligencia Artificial de la UNED y autor principal del trabajo.

En la investigación, que publica la revista Astronomy & Astrophysics, también participa el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), la Universidad de Cádiz, el Observatorio de Calar Alto y el Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB-IEEC).

Las ultrafrías más escurridizas

Conociendo los parámetros que Gaia es capaz de medir y sus características de diseño, los investigadores han empleado técnicas de minería de datos para realizar las estimaciones. “Hemos desarrollado programas informáticos que aprenden, a partir de ejemplos, a estimar las propiedades físicas de los objetos”, indica Sarro.

Con este método podrán conocer la temperatura de las enanas ultrafrías con una margen de error “sorprendentemente pequeño para las características del instrumento”, apunta el astrofísico.

En función de los espectros de las enanas ultrafrías –determinados por la composición química de sus atmósferas– el estudio aporta cifras de la misión que hasta ahora se desconocían. Gaia detectará decenas de miles de enanas ultrafrías, es decir, objetos con una temperatura inferior a los 2.500 kelvin. “Como referencia, la temperatura de la superficie del Sol es de unos 5.780 kelvin”, puntualiza Sarro Baro.

Dentro de este grupo, el satélite solo podrá detectar y caracterizar unas pocas decenas de las más escurridizas, aquellas cuya temperatura es inferior a los 1.500 kelvin y su brillo es extremadamente débil en las longitudes de onda observadas por Gaia.

La Piedra Rosetta de la galaxia

El método se pondrá en marcha en cuanto la misión Gaia esté en órbita, hacia el mes de noviembre, según los expertos. El satélite va a dar vueltas alrededor del Sol, en la línea que une el Sol y la Tierra pero un millón y medio de kilómetros detrás, en un punto que se llama de Lagrange, en L2.

El objetivo principal del proyecto es medir las distancias y movimientos de unos mil millones de estrellas de nuestra galaxia, lo que permitirá saber con una precisión no alcanzada hasta ahora cuánta energía emiten.

“Gaia se convertirá en la Piedra Rosetta de la Vía Láctea”, compara Sarro, porque sus resultados servirán para entender los procesos físicos que subyacen a la gran variedad de objetos que pueblan la galaxia, tal y como la reliquia sirvió para entender los jeroglíficos egipcios.

Además, Gaia no solo medirá la posición de las estrellas. Durante los cinco años que estará en órbita, detectará muchos de los diferentes tipos de objetos que componen la Vía Láctea, como planetas alrededor de otras estrellas, asteroides de nuestro sistema solar o incluso otras galaxias o cuásares. Las posiciones que proporcionará serán más precisas que las facilitadas por cualquier otra misión espacial u observatorio en la Tierra.

Referencia bibliográfica:

L. M. Sarro, A. Berihuete, C. Carrión, D. Barrado, P. Cruz, Y. Isasi. “Properties of ultra-cool dwarfs with Gaia. An assessment of the accuracy for the temperature determination”, Astronomy and Astrophysics, 550, febrero de 2013. DOI: 10.1051/0004-6361/201219867.

Artículo publicado en Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Una mirada a la Tierra

El 5 de julio de 2012 la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó el Meteosat de Segunda Generación-3 (MSG-3), un satélite en órbita geosincrónica  a una distancia de 40.000 km de la Tierra.  A bordo del satélite hay la cámara Spinning Enhanced Visible and Infrared Imager (SEVIRI) la cual ha hecho esta maravillosa imagen de nuestro planeta. Un vista impresionante. Clic para ampliar.

Crédito: Eumetsat

Vía Bad Astronomy y ESA

La ESA dibuja el primer mapamundi de la evolución de la humedad del suelo

La Agencia Espacial Europea (ESA) presenta por primera vez un catálogo global de datos sobre la humedad del suelo correspondiente al período 1978-2010. La comunidad científica puede acceder al registro para hacer sus análisis retrospectivos y validar modelos climáticos.

Los 32 años de datos permitirán hacer un cálculo robusto de la climatología. Imagen: ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) publica el primer archivo de datos sobre la humedad del suelo a escala global. El registro abarca el período de 1978 a 2010. La comunidad científica internacional ya puede acceder a este registro, que abarca el período de 1978 a 2010. La información servirá para hacer análisis retrospectivos y validar modelos climáticos.

Estos 32 años de datos permitirán hacer un cálculo robusto de la climatología, que como resultado permitiría estudiar anomalías como la excepcional sequía del centro de los Estados Unidos en el año 2005, de Brasil y de África Oriental en el verano de 2007, del sur de China durante el invierno 2009-2010 o de Rusia en 2010. En el mismo archivo, también se pueden apreciar claramente inundaciones como las de Afganistán en el año 1992, de África Oriental en 1998-99, de Marruecos en 2008 o de Queensland, Australia, en 2010-2011.

El agua almacenada en el suelo juega un papel muy importante en el sistema climático y apenas constituye el 0,001% del contenido de agua de la Tierra. Sin embargo, es esencial para el crecimiento de las plantas, y está íntimamente ligada con la regulación del clima y con la meteorología.

La humedad del suelo es una variable fundamental que controla el intercambio de agua y de energía entre la superficie de la tierra y la atmósfera: un suelo seco intercambiará menos agua con la atmósfera que uno húmedo.  El descenso de la tasa global de evaporación detectado recientemente podría estar causado, por ejemplo, por un menor contenido de agua en el terreno.

A día de hoy, todavía no se comprende en toda su magnitud la relación entre la humedad del suelo y el sistema climático, y hasta ahora, no se disponía de un archivo histórico de datos sobre este parámetro a escala global. Por este motivo, la evaluación de modelos climáticos en términos de la tendencia a la sequía o a la inundación o de su relación con las temperaturas continúa siendo una tarea difícil en muchas regiones del planeta.

La recolección de datos 

En el año 2009 la ESA lanzó la misión SMOS, dedicada a tomar medidas directas de alta calidad de la humedad almacenada en las capas superficiales del suelo. Si bien los datos de SMOS se utilizan principalmente para la predicción meteorológica, en estudios hidrológicos y para mejorar la gestión de los recursos hídricos, esta misión también proporciona datos prácticamente en tiempo real a un gran número de servicios operacionales.

Para hacer frente a esta carencia de datos históricos, de gran utilidad para los estudios climáticos, la ESA ha apoyado el desarrollo de un archivo de datos sobre la humedad del suelo a escala global, basado en las medidas recogidas en el pasado por una serie de satélites europeos y estadounidenses.

Esta actividad se inició dentro del proyecto para el desarrollo de una Estrategia Multi-Misión para la Observación del Ciclo del Agua, liderado por ITC (Países Bajos), parte del programa de la ESA para el Apoyo al Elemento Científico. Actualmente, está siendo refinada y continuará en el contexto de la Iniciativa de la Agencia para el estudio del Cambio Climático.

Este catálogo fue confeccionado al combinar dos conjuntos independientes de datos sobre la humedad del suelo. El primero está compuesto por datos obtenidos con sensores activos de microondas, procesados por la Universidad Politécnica de Viena, basados en las observaciones realizadas por los escaterómetros en banda-C embarcados en los satélites europeos ERS-1, ERS-2 y MetOp-A.

El segundo conjunto fue procesado por la Universidad Libre de Ámsterdam en colaboración con la NASA, basándose en datos obtenidos con sensores pasivos de microondas embarcados en las misiones Nimbus-7, DMSP, TRMM y Aqua.

La armonización de estos dos conjuntos de datos permitiría aprovechar al máximo el potencial de disponer de medidas realizadas con dos tipos diferentes de sensores de microondas, pero resultó ser más difícil de lo esperado debido a la degradación de los sensores, a derivas en la calibración y a cambios en los algoritmos de procesado utilizados originalmente.

Otra dificultad reside en el poder garantizar la consistencia de los datos sobre la humedad del suelo recogidos por distintos instrumentos, tanto activos como pasivos, en la banda de las microondas.

Artículo publicado en Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).