Escépticos: ¿Homeopatia?

Nuevo programa emitido en el lunes pasado en streaming en la web de ETB de la serie Escépticos en este caso dedicado a la homeopatía. Vale mucho la pena ver este programa más que nada para aclarar conceptos de como funciona esta “técnica medica”. No hay que ser un genio para darse cuenta de que diluir un principio activo “natural” miles de veces hasta que no queda rastro de él en el producto que al final se pone a la venta no puede tener absolutamente ningún efecto. Es de sentido común.

El efecto que produce esta generado por el cerebro del que lo toma, un simple efecto placebo. No habría nada que objetar a esta técnica – en el caso que se tomara en casos leves y con la supervisión médica  adecuada – sino fuera por el negocio que se ha creado a su alrededor (los “medicamentos” homeopáticos no son precisamente baratos) y una industria que, inexplicablemente, no tiene que pasar por ningún estudio previo – un estudio riguroso y científico, se entiende – para que sus productos se vendan en farmacias. Algo que, particularmente, es lo que más me ha sorprendido del programa.

La serie Escépticos ha sido creada escrita y dirigida por José A. Pérez del blog Mi mesa cojea y presentado por Luis Alfonso Gámez de Magonia.

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1

Más sobre el tema en Pasa la vida:

Advertisements

Matthew Tree – L'endemà del dissabte

Matthew Tree (Londres, 1958) es un escritor afincado desde 1984 en Barcelona en, donde aparte de publicar novelas, relatos y ensayos (tanto en inglés como en catalán), también colabora en radios, cadenas de televisión o periódicos. Cada domingo escribe una crónica en el diario El Punt Avui con el nombre de L’endemà del dissabte (El día después del sábado). Este domingo escribió un artículo que en principio solo quería referenciarlo pero que al final he traducido, más que nada para que os acojonéis un poco, que siempre es estimulante.

Fe. El mes de agosto del año que viene, se escogerá el candidato definitivo para las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Por lo que se ve, hay muchas posibilidades de que el candidato escogido sea una persona – para decirlo suavemente – que no toca del todo con los pies en el suelo.

Creencia. Entre los favoritos, por ejemplo, está Mitt Romney, el cual – como creyente mormón – sigue al pie de la letra los preceptos de un texto supuestamente escrito (en un idioma desconocido denominado egipcio reformado) en dos placas de oro enterradas por una tribu de indios americanos (descendientes, según los mormones, de unos emigrados israelitas que poblaron la América del Norte el 600 a. C) en una colina y descubiertas en 1837 por un tal Joseph Smith, el fundador del mormonismo – un hombre que, por cierto, tenía antecedentes penales por estafa – el cual hizo una traducción al inglés. Otro de los candidatos favoritos es Rick Perry, un entusiasta de las armas de fuego que niega la existencia del cambio climático, que quiere que el creacionismo forme parte del currículo científico en las escuelas públicas de todo el país y que ha dado su conformidad a la ejecución de 230 presos desde que ostenta el cargo de gobernador de Texas.

Ley. Tanto Romney como Perry, pero, parecen logicistas ejemplares si se los compara con Michelle Bachmann – popularísima en los sectores más conservadores del partido – que (según un reciente reportaje de The New Yorker) es una simpatizante del llamado dominionismo, un movimiento formado por cristianos literalistas que quieren que la ley del Antiguo Testamento – que recomienda la pena de muerte para homosexuales y adúlteros – sea vigente en todo Estados Unidos. Bachmann ha fundado una escuela privada, New Heights, en donde se prohíben películas como Aladdin por ser demasiado “paganas”. Quiere que sus mandamientos sean colgados en todas las escuelas, cree que los Beatles fueron manipulados por los comunistas y que los esclavos afroamericanos del pasado tenían una relación armoniosa y cristiana con sus amos blancos. Es como si los equivalentes a José María Aznar, el cardenal Rouco Varela, Pío Moya y Sandro Rey se hubiesen fundido, los cuatro, en el cuerpo de una mujer que podría ser la comandante en jefe de la nación más poderosa de planeta (aún). Si lo consiguen, entonces sí que tendremos que aprender a rezar. A quien sea.

Que Thor nos coja confesados si alguno de estos personajes logra alcanzar la presidencia de los Estados Unidos, al final nos va a parecer que George Bush hijo y sus sátrapas fueron un excelente gobierno.

Matthew Tree – L’endemà del dissabte

Matthew Tree (Londres, 1958) es un escritor afincado desde 1984 en Barcelona en, donde aparte de publicar novelas, relatos y ensayos (tanto en inglés como en catalán), también colabora en radios, cadenas de televisión o periódicos. Cada domingo escribe una crónica en el diario El Punt Avui con el nombre de L’endemà del dissabte (El día después del sábado). Este domingo escribió un artículo que en principio solo quería referenciarlo pero que al final he traducido, más que nada para que os acojonéis un poco, que siempre es estimulante.

Fe. El mes de agosto del año que viene, se escogerá el candidato definitivo para las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Por lo que se ve, hay muchas posibilidades de que el candidato escogido sea una persona – para decirlo suavemente – que no toca del todo con los pies en el suelo.

Creencia. Entre los favoritos, por ejemplo, está Mitt Romney, el cual – como creyente mormón – sigue al pie de la letra los preceptos de un texto supuestamente escrito (en un idioma desconocido denominado egipcio reformado) en dos placas de oro enterradas por una tribu de indios americanos (descendientes, según los mormones, de unos emigrados israelitas que poblaron la América del Norte el 600 a. C) en una colina y descubiertas en 1837 por un tal Joseph Smith, el fundador del mormonismo – un hombre que, por cierto, tenía antecedentes penales por estafa – el cual hizo una traducción al inglés. Otro de los candidatos favoritos es Rick Perry, un entusiasta de las armas de fuego que niega la existencia del cambio climático, que quiere que el creacionismo forme parte del currículo científico en las escuelas públicas de todo el país y que ha dado su conformidad a la ejecución de 230 presos desde que ostenta el cargo de gobernador de Texas.

Ley. Tanto Romney como Perry, pero, parecen logicistas ejemplares si se los compara con Michelle Bachmann – popularísima en los sectores más conservadores del partido – que (según un reciente reportaje de The New Yorker) es una simpatizante del llamado dominionismo, un movimiento formado por cristianos literalistas que quieren que la ley del Antiguo Testamento – que recomienda la pena de muerte para homosexuales y adúlteros – sea vigente en todo Estados Unidos. Bachmann ha fundado una escuela privada, New Heights, en donde se prohíben películas como Aladdin por ser demasiado “paganas”. Quiere que sus mandamientos sean colgados en todas las escuelas, cree que los Beatles fueron manipulados por los comunistas y que los esclavos afroamericanos del pasado tenían una relación armoniosa y cristiana con sus amos blancos. Es como si los equivalentes a José María Aznar, el cardenal Rouco Varela, Pío Moya y Sandro Rey se hubiesen fundido, los cuatro, en el cuerpo de una mujer que podría ser la comandante en jefe de la nación más poderosa de planeta (aún). Si lo consiguen, entonces sí que tendremos que aprender a rezar. A quien sea.

Que Thor nos coja confesados si alguno de estos personajes logra alcanzar la presidencia de los Estados Unidos, al final nos va a parecer que George Bush hijo y sus sátrapas fueron un excelente gobierno.

Escépticos: ¿A ti te funciona?

Después de que en enero pasado se emitiera el programa piloto de la serie Escépticos: ¿Fuimos a la Luna? con gran exito y que ya posteé en su momento, más abajo esta el enlace, ayer emitió la ETB el segundo – o el primero, según se mire – llamado Escépticos: ¿A ti te funciona? dedicado a las llamadas medicinas alternativas o complementarias como parece que dicen algunos ahora.

Básicamente son un compendio de efectos placebo que, en según qué casos de baja gravedad medica, pueden funcionar si el sujeto cree en este tipo de terapias, pero que nunca deben sustituir lo que realmente funciona: la medicina. Y lo que es peor es que estos placebos los cobran a precios elevados personas con pocos escrúpulos y que se benefician de la ignorancia y del sufrimiento de la gente.

La serie Escépticos ha sido creada escrita y dirigida por José A. Pérez del blog Mi mesa cojea y presentado por Luis Alfonso Gámez de Magonia.

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1

Más sobre el tema en Pasa la vida: